lunes, 18 de noviembre de 2013

LU: Tristán-Iseo-Marcos // Petrarca-Laura-Hugo de Sade



Vamos a sacar de su contexto las figuras de Tristán-Iseo-Marcos o bien las de Petrarca-Laura-Hugo de Sade (su esposo) para mirarlas desde la óptica del drama de Shakespeare, con el fin de elaborar un diálogo (similar al que vas a leer) previo al crimen subsiguiente. Para ello deberás imitar el estilo del dramaturgo inglés: en el diálogo deberán aparecer entre ocho y diez imágenes de vuestra cosecha tan poderosas (al menos) como las que se han señalado en negrita. Damos por descontado que la iniciativa la lleva siempre el personaje femenino. 




LADY MACBETH.- Está ronco el cuervo que anuncia con graznidos la fatal llegada de Duncan a mi castillo. ¡Espíritus, venid! ¡Venid a mí, puesto que presidís pensamientos de muerte! ¡Arrancadme mi sexo y llenadme del todo, de pies a cabeza, con la más espantosa crueldad! ¡Que se espese mi sangre, que se bloqueen todas las puertas al remordimiento! ¡No vengáis a perturbar mi propósito cruel o a poner tregua a su cumplimiento! ¡Venid hasta mis pechos de mujer y transformad mi leche en hiel, espíritus de muerte que por doquier estáis al acecho! ¡Ven, noche espesa, ven y ponte el humo lóbrego de los infiernos para que mi ávido cuchillo no vea sus heridas, ni por el manto de tinieblas pueda el cielo asomarse gritando «¡basta, basta!».

MACBETH.- ¡Haré lo que haga falta!

LADY MACBETH.- Tu rostro, mi señor, es como un libro donde el hombre puede leer cosas extrañas. Para engañar al mundo, procúrate el inocente aspecto de la flor pero, sé tú la víbora al acecho. Habremos de atender al que ha de venir (Duncan) y tendrás que dejar que sea yo quien se ocupe esta noche de nuestro gran proyecto, que dará a nuestros días venideros y a todas nuestras noches absoluto dominio soberano, y el poder. Yo he dado el pecho y sé lo dulce que es amar al niño que amamantas;  cuando estaba sonriéndome, habría podido arrancarle mi pezón de sus encías y estrellarle los sesos si lo hubiese jurado como tú has jurado esto.

MACBETH .-  ¿Y si fallamos?

LADY MACBETH.- ¿Fallar nosotros? Tú tensa tu valor hasta su límite y no fallaremos. Cuando duerma Duncan (y al sueño ha de invitarle el duro viaje de este día) someteré a sus guardianes con vino y regocijo, de tal suerte que la memoria, vigilante del cerebro, sea un vapor, y el sitial de la razón no más que un alambique. Cuando duerman su puerca borrachera como muertos, ¿qué no podemos hacer tú y yo con el desprotegido Duncan? Luego podremos incriminar a esos guardas beodos, que cargarán con la culpa de este inmenso crimen.



Cierre: Domingo 24 a las 21h

23 comentarios:

  1. Diálogo al estilo Shakespeare.

    Iseo.- La tormenta con sus relámpagos está anunciando la llegada del Rey Marcos. Me invaden pensamientos de muerte y de sangre. Se apoderan de mí y solo me hacen desear la destrucción ¡Que se petrifique mi corazón para no dar paso a la piedad! ¡Oh pensamientos crueles, transformad mi sangre en veneno! Que la oscuridad de esta noche oculte mis remordimientos y así no pueda ver la herida mortal.

    Tristán.- Cumpliré tus deseos.

    Iseo.- Tu mirada es como un espejo donde el hombre puede ver su otra cara. Para que esto funcione, has de tener aspecto de cordero, pero debes ser una hiena. Debemos atender a nuestro invitado y dejarás que sea yo quien se ocupe del plan, que nos hará ser felices y llenará nuestros días de poder. Yo sé lo que es ser fiel a un ser querido, pero si hubiera jurado la traición como tú has hecho hoy, no dudaría en llevarlo a cabo.

    Tristán.- ¿Y si no soy capaz?

    Iseo.- ¿Cómo no vas a serlo? Afina tu osadía y lo lograrás. Cuando Marcos duerma, saciaré a sus soldados con vino y placer, de tal forma que los recuerdos sean como un espejismo en el desierto. Cuando esos despojos despierten y no se acuerden de nada, podremos incriminarlos y cargarán con la culpa del crimen.

    Iván Ruiz-Castellanos y Antonio Miranda

    ResponderEliminar
  2. PETRARCA-LAURA.HUGO DE SADE

    LAURA.- Las hojas desplomadas de los árboles anuncian la llegada de Hugo. Todo está diferente; el ambiente taciturno, los pájaros no realizan un sólo amago de canto jovial. Yo, temerosa de su llegada y del hecho de no volver a sentir los pálpitos que tú me provocas, pienso y busco la manera de acabar con esta guerra entre mis sentimientos y mi conciencia, que por más que ansío, parece que no se acaba nunca.
    PETRARCA.- Haré lo que esté en mis manos, Laura.
    LAURA.- Las tantas noches en vela, por este insomnio que me domina, me han llevado a conocer la manera de llevar a buen término nuestro tan grande amor. No habrá remordimiento en nuestros actos. Uniremos nuestras fuerzas, cual caballero lo hace en cada batalla, venciendo así los pesares y llevándonos a nuestra más ansiada felicidad.
    PETRARCA.- Sólo dime que tengo que hacer.
    LAURA.- A nosotros, querido, nos bastará con mantenernos fríos e imperturbables. Diego, su más leal amigo, nos facilitará el trabajo. Como cada sábado noche, vendrá con el mejor vino de sus bodegas. Durante la velada, brindaremos con esa delicia a la que tú, cuidadoso, habrás vertido ese veneno, tan insípido e incoloro, en la copa de Hugo mientras lo servías. Todos acusarán a Diego. ¿Quién si no será responsable de semejante acto de crueldad? De todos es conocida la envidia que desde antaño ha sentido siempre de Hugo. No buscarán más culpables.

    Virginia Fernández y Ana Sánchez. 2º C

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, muy trabajado, aunque el aroma de la carta de don Quijote quizá le perjudica, porque está tan lejos de la crueldad necesaria en este caso...

      7,5

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Tristán-Iseo-Marcos

    Iseo.- La fría brisa que eriza los pelos de mi piel me anuncia que llega el momento, Marcos ya está en el castillo. ¡Malvado remordimiento! ¡Sentimiento de culpabilidad! ¡Desapareced de mi cabeza enemigos míos! Hoy tomaré una piedra como corazón y mi alma será tan fría como el invierno que se aproxima ¡Que mi mente cambie la realidad! Para ver a este cuchillo con el que se va a cometer el crimen, como un amigo que me ayudará a conseguir la felicidad.

    Tristán.- Haré todo por complacerte, mi dulce Iseo.

    Iseo.- Debes ser fuerte ahora, tendrás que olvidarte del lazo que te une con el que ha de venir y actuar en favor de todos los placeres y poderes de los que gozaremos una vez que se haya cumplido este propósito. Yo le aprecio al igual que tu y se lo duro que es desprenderse así de un ser querido, pero el juramento que hemos hecho nos obliga a seguir adelante con lo propuesto.

    Tristán.- ¿Y qué pasará si fracaso?

    Iseo.- ¿Fracasar? ¡imposible que fracases! Conozco bien tus capacidades y tu valentía ya ha sido demostrada en varias ocasiones. Abordarás a Marcos cuando duerma, después de haberse reunido con los felones y cumplirás con lo pactado clavándole este cuchillo en el pecho. Nada en contra de ti se podrá decir, eres su sobrino al que tanto ama, la culpa caerá sobre los felones, de los que todo el mundo sabe que siempre han querido mal para el rey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atención a los signos de puntuación. Revísalos:

      Iseo.- La fría brisa que eriza los pelos de mi piel me anuncia que llega el momento, Marcos ya está en el castillo. ¡Malvado remordimiento! ¡Sentimiento de culpabilidad! ¡Desapareced de mi cabeza enemigos míos! Hoy tomaré una piedra como corazón y mi alma será tan fría como el invierno que se aproxima ¡Que mi mente cambie la realidad! Para ver a este cuchillo con el que se va a cometer el crimen, como un amigo que me ayudará a conseguir la felicidad.

      Alguna tilde falta también. Míralo.

      Bien, por lo demás.

      7-0,5 > 6,5


      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Tristán-Iseo-Marcos

    ISEO.- Los pasos de los soldados anuncian la llegada de Marcos al castillo. En mi mente sólo tengo una única idea, mis pensamientos están relacionados con la muerte. Si así ha de ser, que se convierta en realidad. No seré yo quien impida nuestro amor. Lo único que pido es valor para no arrepentirme, ser fría como el hielo. Desde hoy seremos felices por siempre.

    TRISTÁN.- Haré lo que mandes.

    ISEO.- Desde el primer día supe que alguna locura debía cometer por amor. Para salir victorioso, tu apariencia ha de ser inocente, como una paloma, siendo en el fondo una bestia. Cuando llegue el que esperamos, le recibiremos, pero seré yo quien dé comienzo a nuestro objetivo, con el que al fin nuestro amor podrá tener un poder absoluto. Unidos nadie podrá vencernos, seamos nosotros quienes venzamos cualquier obstáculo que se interponga entre nosotros.

    TRISTÁN.- ¿Y si todo sale mal?

    ISEO.- Confía en ti como yo lo hago, y piensa en todo lo que hemos pasado antes. Tienes la valentía y el coraje suficientes, ya lo has demostrado. En el momento en que Marcos caiga rendido, sus soldados estarán en mis manos. Con mis artimañas haré que no puedan dar ni un paso, conseguiré que se queden dormidos. Mientras tanto, tú le clavarás este cuchillo en el corazón a Marcos. Cuando los otros despierten y se den cuenta, nosotros estaremos muy lejos de aquí. El peso de este crimen caerá sobre ellos.

    Pascale Bike Sebbe y Laura Campoó Ayllón. 2ºB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, pero suena demasiado al fragmento de Shakespeare. Quizá podríais haber introducido algún elemento propio...

      6

      Eliminar
  8. TRISTÁN-ISEO-REY MARCOS

    ISEO- La tenue llegada de la noche y la oscuridad anuncian la llegada de nuestro Rey Marcos. Almas del mas allá venir a mí y llevaros mi honradez, mi integridad y mi remordimiento, ya que en lo único que pienso es en el crimen de una persona honesta y leal. Volverme de hielo, congelarme el corazón para así no sentir nada a la hora de llenar de sangre mis manos

    TRISTÁN- Obrare a tu gusto

    ISEO-para llevar a cabo nuestro propósito has de mostrarte como una moneda de doble cara. Ante el tendrás que presentarte como un inocente niño que busca su cariño, pero en la realidad debes de ser un avaricioso y mezquino que solo quiere su desaparición. Debes dejar este propósito en mis manos y así podremos llevar una vida juntos llena de poder. Se lo difícil que puede llegar a ser traicionar a quien más cosas te ha otorgado, pero si en mi boca hubieran estado las promesas que has hecho hoy, lo haría sin pensarlo.

    TRISTÁN- ¿Y si me equivoco?

    ISEO- No te equivocaras, pues eres astuto y realizaras perfectamente nuestro plan. Cuando Marcos se retire a sus aposentos y duerma plácidamente, daré a sus guardianes nuestros mejores vinos de los que les dejare beber plácidamente hasta que queden totalmente embriagados y así a la mañana siguiente no recordaran nada pudiendo así cargarles con las culpas.

    Marta Sánchez Alonso 2ºBto C

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos confundir infinitivo con imperativo. Revisa los 4-5 casos:

      "La tenue llegada de la noche y la oscuridad anuncian la llegada de nuestro Rey Marcos. Almas del mas allá venir a mí y llevaros mi honradez, mi integridad y mi remordimiento, ya que en lo único que pienso es en el crimen de una persona honesta y leal. Volverme de hielo, congelarme el corazón para así no sentir nada a la hora de llenar de sangre mis manos".

      Faltan bastantes tildes y alguna mayúscula. Revísalo y usa el corrector habitualmente.


      Bien hilado el conjunto.

      6-1 > 5

      Eliminar
  9. Laura: Los relámpagos anuncian que se avecina un mal tiempo así como lo es el regreso de Hugo.
    No he deseado nunca mal a mi marido pero esta vez me gustaría que no volviera. Temo pensar que jamás podremos tener encuentros amorosos como estos y es hora de buscar alguna solución.

    Petrarca: ya se me ocurrirá algo.

    Laura: Que sea muy pronto, el ansia que culmina todo mi ser me impide ser la misma de antes, su presencia ya no me agrada y cada día tengo menos ganas de estar con él, no soporto la idea de no tenerte a mi lado, que se pasen los días y yo sin saber de ti. Me temo que esto ya no funciona como antes y poca paciencia me queda para soportar esta situación, tendremos que tomar alguna decisión; estoy dispuesta a todo,a fugarme contigo e incluso a eliminarlo totalmente del mapa para siempre.

    Petrarca: ¿y si no conseguimos el objetivo?

    Laura: No nos quedará otra que matarlo, yo por estar contigo hago lo que sea, voy a conseguir la pócima. conozco a una alcahueta que vive al otro lado de la ciudad que nos ayudará a conseguirlo. Como todas las noches antes de dormir, Hugo tiene la manía de beber un vaso de vino mientras organiza los proyectos de mañana. Horas antes de que se ponga a ello voy a echarle unas gotitas en su vaso, hay uno especial que tanto le gusta, lo organizaré todo que, a la hora de su muerte se le culpe a la primera persona que descubra su cuerpo, ya sea su hermana Teodomira o el criado con quien últimamente ha tenido conflictos por sus pequeñas meteduras de pata. ¿qué mejor escusa que ésta?. Pongámonos manos a la obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ortografía es de capital importancia, al igual que los signos de puntuación y la construcción gramatical. Hay que revisar, revisar y revisar. Observa:

      "Horas antes de que se ponga a ello, voy a echarle unas gotitas en su vaso. Hay uno especial que le gusta mucho. Lo organizaré todo de tal manera que, a la hora de su muerte, se le culpe a la primera persona que descubra su cuerpo, ya sea su hermana Teodomira o el criado con quien últimamente ha tenido conflictos por sus pequeñas meteduras de pata. ¿Qué mejor excusa que ésta? Pongámonos manos a la obra".

      Compara la revisión que te hago con el original.

      El contenido sí es aceptable.

      6-1,5 < 4,5

      Eliminar
  10. ISEO.- Jamás volverán a desbordarse, de esa boca, las terribles corrientes que me llevaron a responder ante mis actos frente al populacho. ¿Vas a dejar que un río color vino inunde mi alcoba y te cale hasta la médula? Andarás a otra parte a esconder la evidencia de este amor impetuoso e involuntario, que si el mal ha de vengarse, me arranque el corazón y me desarraigue de mis entrañas, arrojándoselas a los cerdos. No te quedes vigilando los restos de una batalla inhumana, ¿o es que estás esperando que algún Dios mueva sus hilos y lo traslade como una marioneta? Se avecina una tormenta que quebrará en dos este reino.

    TRISTÁN.- ¿Era esto lo que de verdad anhelábamos, mi catastrófico pajarillo?

    ISEO.- No eran más que otros de los hilos del telar de las Moiras. No te irás a lamentar ahora, después de haber decidido ser la viuda negra sobre el lomo del conejo. Ese rostro sin brillo, embadurnado en penuria escarlata, te seguirá noche y día si eres tú quien le abre la puerta, más si echas el cerrojo, no podrá romper los muros de tu prudencia y sensatez.

    TRISTÁN.- Tintaré estas manos y ni siquiera el agua bendita logrará santificarlas.

    ISEO.- La transparencia del agua dejará entrever la zozobra de tu alma angustiada, sin embargo, la riqueza subsiguiente, con su dorada textura, tallará sobre ellas un aura de sosiego. Cree lo que digo y compáralas después con mi cabello. Nadie será capaz de teñir con falacias mi rostro de gacela. Tan solo serás el pañuelo con el que limpie mi falso sollozo y en menos que canta un gallo nos encontraremos decretando la incongruencia de ese inconsciente suicidio, provocado por su inhóspita borrachera.

    TRISTÁN.- Dormirán nuestras cabezas sobre el tablado, a los pies del verdugo. Y mientras el pueblo ovará la rapidez con la que el filo atravesó nuestros convictos cuellos.

    ISEO.- ¡Falacias! Anda a arder tus temores con el crimen. Si bien deseáis este ahogado corazón, venerad mis instrucciones; pues yo se bien lo que es acechar bajo las sombras, para asestar un único golpe limpio sin dejar ningún vestigio y después proceder a devorar mi presa sin decoro. Por último, antes de marchar, no olvides sellar este pacto con un beso encarnizado que preservará el efecto del mágico elixir bajo el plasma de sangre real.

    Lara Gómez Chimeno y Dayana González Triana. 2º B y C de Bachillerato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, bien, lenguaje y estilo poderosos; en ocasiones, algo enrarecido (¿"ovará"?).

      Otro caso: "La transparencia del agua dejará entrever la zozobra de tu alma angustiada; sin embargo, la riqueza subsiguiente, con su dorada textura, tallará sobre ¿ellas? (¿quiénes?) un aura de sosiego".

      "más si echas el cerrojo" >Sin tilde ="pero".

      Revisad esos detalles, y algún otro.

      8,5

      Eliminar
  11. Tristán-Iseo-Marcos (Bécquer)

    Iseo: Marcos, querido amigo, escuchad atentamente, pues el día se acerca. El sol se vuelve a esconder y las tormentas se abren paso entre la multitud para anunciar la llegada de tu tío y esposo mío, Marcos. Tomadme esta noche Tristán, en cuerpo y alma por última vez como santa e inocente, pues mañana la sangre habrá manchado nuestro atavío y no seremos más que dos pecadores con las manos teñidas de rojo y sedientes de pasión.

    Tristán: Allí estaré sin faltar. No hay cosa que espere con más entusiasmo. Pero, ¿cómo lo haremos?

    Iseo: Debemos ser prudentes y precavidos pues esto debe quedar entre tú, yo y nuestro lecho amoroso. Los pobres inocuos de Brangel y Governal, quedarán en boca de todos por la premeditación y elaboración de un inmenso crimen. Pero es nuestro compromiso sentirnos indolentes, pues no es pecado aquello que sea guiado por el corazón.

    Tristán: Y, ¿cómo haremos para que las paredes no sean nuestras delatoras?

    Iseo: Embriagaré a nuestros vasallos y guardianes, asi como a la querida Brangel y Governal, pues esa noche deberán ser vistos juntos para hacer de nuestra falacia una realidad. Una vez estén todos yaciendo sobre su lecho, el inerme Marcos será nuestra menor preocupación, pues habré acabado con él antes de que tus párpados intenten pestañear. Lo conseguiremos sin dificultad, querido amigo, y dará al resto de nuestros días el bienestar y privilegio que con tanta garra ansiamos, pues por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo, y por una vida a tu lado… ahora ya sabes lo que te diera por una vida a tu lado.

    David Fernández Bravo y Mónica Fernández Navarro. 2ºC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltan comas: " Tomadme esta noche, Tristán, en cuerpo y alma, por última vez, como santa e inocente...". El problema: son tres complementos similares, cada uno con su pausa, y el conjunto algo excesivo.

      Léxico: "es nuestro compromiso sentirnos ¿indolentes?". Supongo que no es eso lo que quiere decir el texto. No sé si es el aroma de Molière lo que no se ajusta a esta situación.

      La cita de Bécquer casi lo convierte en episodio cómico. Es mejor eliminarla.

      6,5

      Eliminar
  12. ISEO.- Negra y oscura es la noche que nos aguarda pues las sombras nos guiarán hasta nuestro objetivo. ¡Ancestros y criaturas nocturnas, embriagadme con vuestra fiereza, hacedme partícipe de vuestras oscuras maquinaciones y utilizadme instrumento como fin para vuestros malignos propósitos!
    ¡Venid y rendid vuestra imaginación a este cruel acero cuyo cometido es bañarse en la sangre inocente antes de ser fundido en los mismísimos ríos de lava del oscuro averno!

    TRISTÁN.- ¡Dispuesto estoy, mi señora, a llevar a cabo el cometido!

    ISEO.- Ocultad vuestras intenciones de la vista mortal PUNTO vestid, mi señor, el velo de la inocencia y no el de la realidad, acechad como una sombra para abalanzaros cual lobo cuando llegue el momento. Seamos generosos y magnánimos con nuestro rey, yo organizaré nuestro grandioso plan, que nos procurará libertad, el dominio del soberano y el poder absoluto. Yo sé lo que es amar y cuidar a quien es débil; cuando jugaba con mi hermana mil veces tuve ocasión de hundir su cabeza en el estanque y ahogarla hasta morir como tú has jurado esto.

    TRISTÁN.- ¿Y si no cumplimos con el cometido?

    ISEO.- ¿Fallar nosotros? Tú apela a tu valentía y serenidad y no habrá fallo alguno. Cuando duerma Marcos dormiré a sus guardias con vino y música, de tal manera que la memoria, recordatorio de cuanto sucede, sea humo, y la capacidad de la razón cenizas de una inmensa hoguera. Cuando caigan rendidos como muertos, ¿Qué (minús.) no podremos nosotros hacer con el desprotegido Marcos? Más tarde podremos incriminar a los guardias, que serán tomados como culpables contra este regicidio.

    Santi Lorenzana e Iván Sánchez. 2ºB Y 2ºC.

    ResponderEliminar
  13. PETRARCA-LAURA.HUGO

    Laura: Los relámpagos anuncian que se avecina un mal tiempo así como lo es el regreso de Hugo.
    No he deseado nunca mal a mi marido pero esta vez me gustaría que no volviera. Temo pensar que jamás podremos tener encuentros amorosos como estos y es hora de buscar alguna solución.

    Petrarca: ya se me ocurrirá algo.


    Laura: Que sea muy pronto, el ansia que culmina todo mi ser me impide ser la misma de antes, su presencia ya no me agrada y cada día tengo menos ganas de estar con él, no soporto la idea de no tenerte a mi lado, que se pasen los días y yo sin saber de ti. Me temo que esto ya no funciona como antes y poca paciencia me queda para soportar esta situación, tendremos que tomar alguna decisión; estoy dispuesta a todo,a fugarme contigo e incluso a eliminarlo totalmente del mapa para siempre.


    Petrarca: ¿y si no conseguimos el objetivo?


    Laura: No nos quedará otra que matarlo, yo por estar contigo hago lo que sea, voy a conseguir la pócima. conozco a una alcahueta que vive al otro lado de la ciudad que nos ayudará a conseguirlo. Como todas las noches antes de dormir, Hugo tiene la manía de beber un vaso de vino mientras organiza los proyectos de mañana.Horas antes de que se ponga a ello, voy a echarle unas gotitas en su vaso. Hay uno especial que le gusta mucho. Lo organizaré todo de tal manera que, a la hora de su muerte, se le culpe a la primera persona que descubra su cuerpo, ya sea su hermana Teodomira o el criado con quien últimamente ha tenido conflictos por sus pequeñas meteduras de pata. ¿Qué mejor excusa que ésta? Pongámonos manos a la obra.

    ResponderEliminar
  14. LAURA: Quiero suprimir su alma hasta hacerla inexistente, quiero sentir como arden mis venas al proclamar victoria por primera vez. Quiero sentirme viva, ya no sé si me da igual que te quedes, ya no sé ni siquiera si lo mejor para los dos es que lo hagas.
    Quiero deshacerme de su lengua, cortándola a pedazos, castigándola por robarme tantos besos. ¿Y qué harás tú? Obedecerme, pues yo ya soy tu ama, ama de tu corazón. Es mío, ¿recuerdas? No me culpes por transformar el dolor en una sonrisa pícara cuando el pecar no tiene comparación cuando se trata de tu amor. Te enamoraste de mí, ahora son las millones de hormigas que recorren mi ser las que me advierten de tu huída. No huirás, ¿verdad? Me quieres, ¿cierto?
    PETRARCA: Te amo.
    LAURA: (Dándole la espalda). Pues no estás haciendo lo suficiente, muchas son tus palabrerías pero tus sonetos ya no significan nada si no te tengo a mi lado. Estás dejando que el obstáculo que nos separa se haga todavía más grande. Matadle a él o moriré yo de la pena. Pues harta estoy de mentiras y promesas incumplidas. Dime la verdad, ¿me amas?
    PETRARCA: Ahora que lo dices... No estoy seguro. (Se va)

    Laila Serroukh y Nerea Villuendas 2ºB

    ResponderEliminar